lunes, 27 de octubre de 2014

EL NIÑO TIRANO: NO PUEDO CON MI HIJO

        La tarea parental no deja de ser un reto permanente y es necesario prepararse para las posibilidades. Si usted padre o madre enfrenta la circunstancia de criar a un niño difícil, necesita leer este artículo, para que su retoño no se convierta en tirano y pueda usted manejar la situación, sabiendo cuáles, cuándo, cómo y porqué poner límites.
Si bien la personalidad humana se forma en un conjunto  de temperamento y carácter, siendo el primero la forma característica, biológica,  en que una persona maneja la distancia y cercanía de otros seres humanos, cosas y situaciones.  El carácter se moldea con lo que nos pasa, las experiencias de vida y en un contexto social o natural.
Ambos procesos tienen que ver con la manera en que el niño regula su funcionamiento mental, emocional y conductual.
Las emociones (alegría, ira, tristeza, sorpresa, asco, frustración) son el lenguaje de la infancia. Y son ellas las que nos guían para entender cómo reacciona el niño ante los estímulos. No todos los niños reaccionan igual, la naturaleza de la reacción emocional y su intensidad depende del temperamento del mismo.


¿Cómo son las características de comportamiento de un  niñ@ difícil?
Son más irritables, difíciles de complacer, exhiben estados de ánimo intensos por lo regular negativos, llora a menudo. Duerme y come sin horarios regulares. Es lento al aceptar nuevos alimentos, o rutinas. Es más suspicaz ante los desconocidos. Y su reacción a la frustración es con pataletas. Un niño o niña difícil hace que su madre o cuidador trabaje horas extras.
Hay un baile emocional perpetuo entre padres e hijos, con paciencia un padre comprensivo puede modificar las reacciones del bebé. Acostumbrarse al carácter del niño supone saber que puede calmar al niño. 
Es lo que hace el padre de Bianca, que para calmarla le canta una canción de cuna, o le pone la música suave que le gusta. Un estilo juguetón en su cuidador, calma la niña y la misma aprende a controlar su temperamento.

¿Cómo reacciona el padre a la llamada de atención del bebé? 
La forma en que le anima y le prohíbe, todo contribuye a modelar la respuesta emocional del pequeño ante el mundo. La evolución del viaje emocional depende de los que les rodean. El temperamento no es un destino, la forma en que un adulto compasivo, le ayuda a superar sus dificultades, le enseña a superarlas.
Los niños pequeños buscan consejos en la expresión emocional del rostro, para poder o no arriesgarse. En eso las mujeres somos mejores que los hombres, a la hora de expresar emociones, con el lenguaje no verbal. Esta es un arma poderosa de socialización.

Cuando el niño enfrenta situaciones impredecibles que no puede controlar, la respuesta del mismo no será siempre igual; el nivel de riesgo que asume depende del carácter individual y se arriesga si se siente cómoda con una situación o persona. En otras palabras, si ama su cuidador.
Ahora bien, cuando su carácter choca con los demás, y tiene que cumplir los deseos de otros, son momentos de frustración, por lo que reaccionará, según su carácter.

¿Qué hacen los niños cuando están solos con sus emociones de miedo, dolor o frustración? 
Las emociones de los niños pueden regularse con distracciones externas, como el desvío de la atención, y estrategias propias de autocontrol, hay niños que cantan, miran hacia otro lado o simplemente dejan un problema cuando se complica demasiado.

Somos seres sociales
         Un indicio de apego saludable es la capacidad de la madre o el cuidador de calmar a su hijo. De las personas que los cuidan y se apegan, aprenden lo que es ser social. Y son tomados como referencia social, solo si no están seguros de sus propias habilidades.
Crece la autoconfianza cuando se hace bien algo que nunca se ha realizado. Y para que esta aparezca necesita surgir antes, la autoconciencia de si.
Con la gente que conoce aprende a cooperar, negociar y a incluir a los demàs. Comprender el significado de compartir y de no imponerse, requiere controlar sus propios impulsos, y accesos de rabia. 
Demorar la gratificación es un reto, implica fuerza de voluntad Y autocontrol, depende de la edad y la madurez individual, además del sexo, las niñas aprenden a controlarse antes que los niños.
Trabajar en equipo, para hacer cosas, en la conexión que siente con su madre o padre, es una capacidad que se extenderá a todas las áreas de la vida y a otros grupos humanos.
Aprender a relacionarse con otros a través del juego, es el camino para aprender el significado y el valor de las relaciones íntimas. Turnarse para realizar actividades distintas, en un sentido de igualdad y solidaridad, inicia en casa y luego, incluye a otros, para trabar amistad.
Pero la historia, no suele ser así en todos los hogares y para algunos padres es más importante la disciplina y el comportamiento adecuado, que la autoestima del y la niña. Por lo que al educar sus métodos se basan en el castigo, suprimir privilegios o el retiro del amor, en vez del refuerzo, y la racionalización, explicando cada vez con paciencia lo que se espera del mismo.
Lo que enriquece la sociedad, son sus múltiples voces corales que se esfuerzan por cantar en armonía, y ello depende como mucho, del director de orquesta, que es el padre o la madre.

¿Cómo Ayudar al Niño Difícil?

Por: Lourdes Henrìquez

          La tarea parental no deja de ser un reto permanente y es necesario prepararse para las posibilidades. Si usted padre o madre enfrenta la circunstancia de criar a un niño difícil, necesita leer este artículo, para que su retoño no se convierta en tirano y pueda usted manejar la situación, sabiendo cuáles, cuándo, cómo y porqué poner límites.
Si bien la personalidad humana se forma en un conjunto  de temperamento y carácter, siendo el primero la forma característica, biológica,  en que una persona maneja la distancia y cercanía de otros seres humanos, cosas y situaciones.  El carácter se moldea con lo que nos pasa, las experiencias de vida y en un contexto social o natural.
Ambos procesos tienen que ver con la manera en que el niño regula su funcionamiento mental, emocional y conductual.
Las emociones (alegría, ira, tristeza, sorpresa, asco, frustración) son el lenguaje de la infancia. Y son ellas las que nos guían para entender cómo reacciona el niño ante los estímulos. No todos los niños reaccionan igual, la naturaleza de la reacción emocional y su intensidad depende del temperamento del mismo.

¿Cómo son las características de comportamiento de un  niño difícil?

Son más irritables, difíciles de complacer, exhiben estados de ánimo intensos por lo regular negativos, llora a menudo. Duerme y come sin horarios regulares. Es lento al aceptar nuevos alimentos, o rutinas. Es más suspicaz ante los desconocidos. Y su reacción a la frustración es con pataletas.
 Un niño difícil hace que su madre o cuidador trabaje horas extras.
Hay un baile emocional perpetuo entre padres e hijos, con paciencia un padre comprensivo puede modificar las reacciones del bebé, según su carácter. Acostumbrarse al carácter del niño supone saber que puede calmarlo. 
Es lo que hace el padre de Bianca, que para calmarla le canta una canción de cuna, o le pone la música suave que le gusta. Un estilo juguetón en su cuidador, calma la niña y la misma aprende a controlar su temperamento.

¿Cómo reacciona el padre a la llamada de atención del bebé?

             La forma en que le anima y le prohíbe, todo contribuye a modelar la respuesta emocional del pequeño ante el mundo. La evolución del viaje emocional depende de los que les rodean. El temperamento no es un destino, la forma en que un adulto compasivo, le ayuda a superar sus dificultades, le enseña a superarlas.
Los niños pequeños buscan consejos en la expresión emocional del rostro, para poder o no arriesgarse. En eso las mujeres somos mejores que los hombres, a la hora de expresar emociones, con el lenguaje no verbal. Esta es un arma poderosa de socialización.

Cuando el niño enfrenta situaciones impredecibles que no puede controlar, la respuesta del mismo no será siempre igual; el nivel de riesgo que asume depende del carácter individual y se arriesga si se siente cómodo con una situación o persona. En otras palabras si ama a su cuidador.
Ahora bien, cuando su carácter choca con los demás, y tiene que cumplir los deseos de otros, son momentos de frustración, reaccionará, según su carácter.

¿Qué hacen los niños cuando están solos con sus emociones de miedo, dolor o frustración?

Las emociones de los niños pueden regularse con distracciones externas, como el desvío de la atención, y estrategias propias de autocontrol, hay niños que cantan, miran hacia otro lado o simplemente dejan un problema cuando se complica demasiado.

Somos seres sociales

Un indicio de apego saludable es la capacidad de la madre o el cuidador de calmar a su hijo. De las personas que los cuidan, se apegan, y aprenden a ser un ser social. 
Crece la autoconfianza cuando se hace bien algo que nunca se ha realizado. 
Con la gente que conoce aprende a cooperar y negociar y a incluir a a los demàs. Comprender el significado de compartir y de no imponerse, requiere controlar sus propios impulsos. Pero para compartir necesita primero dominar sus accesos de rabia.
Demorar la gratificación es un reto, implica fuerza de voluntad Y autocontrol, depende de la edad y la madurez individual, además del sexo; las niñas aprenden a controlarse antes que los niños.
Trabajar en equipo, para hacer cosas, en la conexión que siente con su madre o padre, es esta capacidad que se extenderá a todas las áreas de la vida y a otros grupos humanos.
Aprender a relacionarse con otros a través del juego, es el camino para aprender el significado y valor de las relaciones íntimas. Turnarse para realizar actividades distintas, en un sentido de igualdad y solidaridad, inicia en casa y luego, incluye a otros, para trabar amistad. 
Todos los seres humanos albergan una bondad innata por naturaleza. Este es un impulso altruista, que es la base de la sociedad.
Pero la historia, no suele ser así en todos los hogares y para algunos padres es más importante la disciplina y el comportamiento adecuado, que la autoestima del  y la niña. Por lo que al educar sus métodos se basan en el castigo, suprimir privilegios o el retiro del amor, en vez del refuerzo, y la racionalización, explicando cada vez con paciencia lo que se espera del mismo.

Lo que enriquece la sociedad, son sus múltiples voces corales que se esfuerzan por cantar en armonía, y ello depende como mucho, del director de orquesta, que somos nosotros los padres.