jueves, 17 de junio de 2010

Tolerancia y Altruismo Respuesta a Nuestros Prejuicios

     Consciente o inconscientemente, nuestra época está afligida por innumerables prejuicios que influyen sobre las opiniones y lo que es más grave, muchas veces determinan la línea de actuación.
La historia reciente y la remota ilustran de manera trágica el alcance que pueden tener los prejuicios raciales, religiosos, sociales y clasistas. Basta hojear un periódico para darse cuenta de las calamidades que afligen nuestro mundo; lo que oscurece de un modo alarmante el futuro.
El prejuicio es una actitud negativa que se mantiene hacia las personas, simplemente por su pertenencia a algún grupo, sin conocerlas personalmente, la cual puede deteriorar la autoestima de los miembros de esos grupos.
El prejuicio se aprende cuando los niños observan a los adultos, expresando actitudes prejuiciosas; pueden en un futuro, mostrar conductas de este tipo. Se desarrolla además, al fomentar la competición, ante la escasez de recursos.
El núcleo de todos los prejuicios sociales graves se adquiere en una edad en la que el niño todavía confía ciegamente en sus padres.

El nacimiento de prejuicios puede esperarse especialmente allí donde se da una tendencia a la aceptación ciega y sin crítica de opiniones apenas o nada fundadas.
La persona es más cerrada, prejuiciosa o se aferra más a sus opiniones; cuando menor es su confianza en sí misma. Lo que supone que decididamente hemos de emprender una educación para la autonomía personal y la propia seguridad.
Las palabras peyorativas o "malas palabras" usadas persistentemente durante años, pueden por si solas producir una peligrosa desaparición del respecto.
Por lo que debemos evitarlas; recordando que "hablar es comportarse".
 ¿Podemos educar para la tolerancia y el altruismo?
Debemos educar para la convivencia en general, con una actitud en principio crítica - con la inclusión de la crítica de uno mismo- , en la que en lo posible no se acepte ninguna opinión sin indagar sus orígenes y sus razones y lógicamente indagar el grado de competencia de quién difunde una opinión.

El nivel de altruismo aumenta con la edad, aparentemente en relación con la creciente empatía (ponerse en lugar del otro). Los padres de los niños altruistas típicamente establecen "un ejemplo"; de cooperación, de compartir, son compasivos y generosos, dan ayuda y son sensibles a las necesidades de otras personas. Los padres deben preguntar ante una mala acción, por ejemplo:
¿Cómo piensas que se siente el señor Calderón? O ¿Cómo te sentirías si tu fueras Josefa?
Buscar posibles explicaciones de los prejuicios nos proporciona claves para reducirlos. Enseñar a tener una mente abierta, al pensar en alternativas, para la solución de los problemas. En lugar de enseñar a los niños a que se inclinen a descargar sus propios problemas en otros, podemos educarlos de forma que acepten la responsabilidad de sus propias vidas.
La tolerancia supone ser indulgente, condescendiente, respetuoso y considerado hacia las maneras de pensar, de sentir y de actuar de los demás; aunque estas sean diferentes a las nuestras. Ejemplo: La tolerancia religiosa. Se deja libre a cada persona para que practique la religión que profesa.
Parece que el mejor medio para la educación de la tolerancia es convivir espontáneamente con una gran variedad de personas o situaciones. La idea es que se trate con el mayor respeto las costumbres de los diferentes grupos; haciendo énfasis en las contribuciones culturales de las minorías.
Podemos cambiar los tipos de mensajes que enviamos a través de la sociedad, de los medios de comunicación y la creación de leyes que apoyen los derechos humanos.
Una doctrina es recibida con entusiasmo si, por ejemplo, se ofrece en forma de película; atraer la atención de sus hijos por programas de televisión que refuercen las conductas que queremos instaurar.
Más eficaz que toda instrucción mediante palabras o imágenes, es el conocimiento inmediato a través de viajes, visita de familia y fiestas populares comunes.
El medio más eficaz contra los prejuicios es la colaboración auténtica. Es la persecución conjunta de fines comunes, si esta se planifica de manera que surjan auténticos grupos mixtos de trabajo. (Pueden participar en lo posible personas de todas las edades).
Debemos educar para la convivencia en general, con una actitud en principio crítica -con la inclusión de la crítica de uno mismo-, en la que en lo posible no se acepte ninguna opinión sin indagar sus orígenes y sus razones y lógicamente indagar el grado de competencia de quien difunde una opinión.

Podemos educar a los niños con respeto y amor por caminos que le ayuden a pensar bien de ellos mismos, ya que, la autoestima es la clave para que la gente viva bien en grupos, sin necesidad de mirar a los demás por encima del hombro; favoreciendo así la tolerancia y evitando los prejuicios.
Lourdes Henrìquez Dìaz MA.
 Psicòloga Educativa/Terapeuta Familiar

Centro De Desarrollo Integral Familiar (CEDINFA)

Juan Sánchez Ramírez nro. 31 Suite 203
Edificio: Los Girasoles. Gazcue
Oficina: (809)221-6959

17 comentarios:

  1. Excelente articulo, altruismo y tolerancia van de las manos. Empezando en la familia como núcleo principal de la sociedad, debemos enseñar a nuestros hijos, a ponerse en los zapatos de los otros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asì es Roberto, siendo modelos de lo que queremos que sean nuestros hijos.

      Eliminar
  2. Muy bueno el articulo, pero sobre todo que seriamos mejor si consideraramos todos y enseñaramos a nuestros hijos a como respetar y convivir con los demas, para que en el dia de mañana sean hombres y mujeres de bien que puedan servir mejor a la sociedad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracìas Lissette, enseñar a los hijos es posible si padres e hijos aprenden juntos.

      Eliminar
  3. DIPRE, dijo, despues de analizar los aspectos tratados, sobre la TOLERANCIA, entiendo que lo aplicaria a ser respetuoso,buen companero, amigo, considerado en lo que concierne a la manera de pensar y actuar con los companeros aunque los criterios de estos sean diferentes a los mios.
    LA CONVIVENCIA, Es un tema importante ya que hay que vivir en convivencia en sentido general, con la inclusion de la critica a uno mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pablo, cuando uno entiende y respeta las opiniones diferentes a las nuestras, ya sienta las bases de esa convivencia que señalas.

      Eliminar
  4. ONRIS MANUEL RUBIO, Dijo con relacion al "PREJUICIO": Estoy totalmente de acuerdo con la PROFESORA Lic. LOURDES HENRIQUEZ, ya que este es el proceso de formación de un concepto o juicio sobre alguna cosa de forma anticipada, es decir, antes de tiempo.
    Consiste en criticar de forma positiva o negativa una situación o una persona sin tener suficientes elementos previos. Este se da en cualquier grupo de edad y que siempre esta de moda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Onris, los peores prejuicios son los que se aprenden de cero a seis años. Siendo prácticamente imposible eliminarlos de nuestro registro mental. Si fuéramos consciente de lo poderoso que es influencia social, tuviéramos más cuidado al educar la primera infancia.

      Eliminar
  5. Excelente trabajo, entiendo que este trabajo viene a reforzar las iniciativas para una verdadera convivencia pacífica en el nucleo de la sociedad que es la familia, puesto que mas que hablar de los prejuicios, nos da la oportunidad de crecer y hacer que nuestros deopendientes puedan experimentar el fomento interno de los valores antes mencionados y ahí radica la verdadera importancia de este bosquejo, en el legado que le deja a laas futuras sociedades, en tal senttido, me identifica plenamente con este importante trabajo y espero que el todo poderoso por siempre siga iluminando su entendimiento para seguir fomentando valores en en nuestra sociedad.

    ResponderEliminar
  6. RODRIGUEZ CALDERON DICE: considero que este artículo muy instructivo puesto que nos expresa que debemos enseñar a nuestros hijos a que se alejen de las actitudes negativas y a no formarse juicios de valores de los demás sin tener razones válidas, así como la vida en vonvivencia, hacer el bien a nuestro prójimo sin importar clase social, raza o religión.

    ResponderEliminar
  7. HECTOR J. DIAZ. Al igual que usted entiendo que debemos educar para la armonía en general. La clave está en poder educar a los niños con respeto y amor. De esta forma los encaminamos por senderos que le ayuden a pensar bien de ellos mismos y a su vez pensar bien en los demás. Tal como dice, vivir en armonía, valorando a todo el que le rodea, sin necesidad de mirar a los demás por encima del hombro. Es muy atrayente el artículo.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por todos los comentarios, sin embargo sería conveniente auto-analizarnos y hacer conciencia, cuando y en que circunstancias hemos sido prejuiciosos, cuando hemos tomado una decisión en base a una actitud negativa previa. Con homosexuales, dominican york u otros grupos vulnerables y estigmatizados en nuestra sociedad.

    ResponderEliminar
  9. Este interesante articulo revela lo que en realidad esta pasando no solo en nuestra sociedad, sino en todo el mundo. Los problemas de violencia y de criminalidad que hoy en dia suceden, son el resultado de hogares disfuncionales o donde los hijos se crian sin hogares, que es el peor de los casos. Si no hay una buena guia de para los hijos, lamentablemente valores como el Altruismo y la Tolerancia precitados aqui, seran muy dificiles de cultivar. Si queremos cambiar las sociedades, debemos empezar por el seno familiar.

    ResponderEliminar
  10. Este interesante articulo revela lo que en realidad esta pasando no solo en nuestra sociedad, sino en todo el mundo. Los problemas de violencia y de criminalidad que hoy en dia suceden, son el resultado de hogares disfuncionales o donde los hijos se crian sin hogares, que es el peor de los casos. Si no hay una buena guia de para los hijos, lamentablemente valores como el Altruismo y la Tolerancia precitados aqui, seran muy dificiles de cultivar. Si queremos cambiar las sociedades, debemos empezar por el seno familiar.

    ResponderEliminar
  11. Este articulo es maravilloso porque si miramos bien estos puntos, al ponerlo en práctica talvez no tenemos resultados inmediatos pero a largo plazo tendremos unas sociedad más sana y con un nivel de respeto más elevada, ya que si comenzamos desde nuestros hogares y con nuestros niños específicamente, ya que estos son como manera de esponja que todo lo absorben, y tienen un deseo de ser como sus progenitores, pero en ocasiones le es muy chocante cuando estos le inculcan valores positivos en el hogar y en las escuela y en el área de juegos ven los niños malcriados que violan las normas, se sienten muy agobiados, debemos de iniciar de inmediato la implementación de la recomendaciones de este articulo para tener mañana jóvenes, honrados, bondadosos y respetuosos , para que de esta forma nuestra sociedad sea más productiva y tendremos jóvenes más responsable.

    ResponderEliminar